Prótesis de Cadera

La cirugía de reemplazo de cadera con el implante de una prótesis de cadera es considerada como la cirugía más exitosa del siglo XX, ya que ha permitido que cientos de miles de personas alrededor del mundo puedan tener una solución real, efectiva y segura para la artrosis de cadera.

¿Qué tipos de prótesis de cadera existen y cual es la más indicada para mi?

Existen varios tipos de prótesis de cadera disponibles, estando cada uno de ellos indicado para distintos tipos de condiciones. No existe un consenso absoluto entre los especialistas sobre cual es el tipo de prótesis indicada para cada condición.

  • Prótesis total de cadera: 
    Es el tipo de prótesis más utilizado para el tratamiento de la artrosis de cadera. Consiste en el reemplazo completo de la cadera, resecando la cabeza del fémur. Se implantan una copa y un vástago metálicos, generalmente de titanio o cromo-cobalto. Estos componentes pueden fijarse al hueso del paciente “a presión” (prótesis no cementada), permitiendo la osteointegración del implante, o mediante cemento (prótesis híbrida o cementada). El movimiento de la cadera artificial se producirá entre la copa y la cabeza femoral.

    La elección de los materiales que compondrán esta interface (cada uno de ellos tiene importantes ventajas y desventajas) es un punto crítico para determinar la duración y estabilidad de la prótesis. Los materiales disponibles hoy en día son metal, polietileno y cerámica, y su elección debe ser efectuada entre el paciente y el cirujano caso a caso.

  • Prótesis de superficie de cadera:
    Es un tipo de prótesis en que no se reseca completamente la cabeza femoral, sino que solo el cartílago dañado y parte del hueso bajo, conservando así parte importante de la articulación del paciente. Este procedimiento se reserva para pacientes jóvenes, hombres y sin deformidades de la articulación. Tiene la ventaja que, al ser utilizado en pacientes jóvenes que probablemente requerirán de un recambio de la prótesis en el futuro, este se facilita ya que solo se realiza una “conversión” a prótesis total de cadera.

    Las principales desventajas son que, al preservar el hueso del paciente, pueden ocurrir fracturas en el cuello femoral o reacciones de alergia a partículas de metal, ya que solo existe la opción de prótesis metálicas.

  • Prótesis parcial de cadera:
    En ellas solo se realiza el implante de un vástago femoral sin la copa de la prótesis total. Se utilizan para el tratamiento fracturas de cuello femoral en pacientes ancianos y no para el tratamiento de la artrosis.

¿Cómo se realiza la cirugía?
Esta cirugía se realiza bajo anestesia general. Luego de la elección del tipo de prótesis a implantar, el siguiente punto a discutir es la vía de abordaje quirúrgico o en otras palabras, donde se ubicará la cicatriz y, más importante aún, por donde se realizará la disección para implantar la prótesis. Las opciones de abordajes más frecuentes son:

  • Abordaje anterior de cadera:
    Es una técnica muy poco usada en Chile pero que cada vez gana mayor popularidad en países más desarrollados. Es el único abordaje que se realiza sin “cortar” ningún músculo, sino que solo separándolos. Producto de esto, se acelera la rehabilitación y se reducen el dolor y cojera al mínimo. Además no se asocia a un mayor riesgo de luxación de la prótesis. Las desventajas son que es una técnica difícil, que requiere de un entrenamiento especial del cirujano, y que puede resultar transitoriamente en un área de menor sensibilidad en el costado del muslo.
  • Abordaje lateral de cadera:
    Es probablemente el más usado en Chile. La cicatriz se ubica a un lado de la cadera. Se realiza “cortando” parte de la musculatura glútea. Tiene la ventaja de permitir tener un bajo riesgo de luxación de la prótesis pero la desventaja de presentar cojera durante los primeros años de rehabilitación.
  • Abordaje posterior de cadera:
    La cicatriz se ubica un poco más atrás que el abordaje lateral. Se realiza seccionando una serie de tendones de pequeños músculos que permiten la rotación de la cadera. Tiene la ventaja de presentar menos cojera durante el primer período de rehabilitación pero se asocia a un mayor riesgo de luxación de la prótesis si esta no es colocada en forma óptima.

¿Qué abordaje recomendaría utilizar para mi?

La mayoría de los cirujanos utilizan un solo abordaje para resolver todos sus casos, que generalmente es el lateral o posterior, por un tema de formación y familiaridad. El mejor abordaje es el que el cirujano maneja mejor.

¿En que casos se puede utilizar el abordaje anterior de cadera?

Se utiliza en pacientes sin gran sobrepeso y sin grandes deformidades articulares que requieran de procedimientos reconstructivos más complejos, es decir, en los casos más rutinarios de prótesis.

¿Cuándo es el momento de operar?

Nuevamente es una decisión que se toma caso a caso, entre el cirujano y el paciente. Principalmente se deben sopesar el deterioro de la calidad de vida producido por la artrosis y la duración o longevidad de la prótesis, ya que mientras más joven sea el paciente a operar, mayor será el riesgo de que la prótesis tenga que ser revisada o cambiada en el futuro.

¿Cuáles son los principales riesgos de la cirugía de prótesis de cadera?

Los principales riesgos son la infección, daño de nervios o vasos sanguíneos de la zona a operar, trombosis venosa, fracturas del hueso donde se implanta la prótesis y luxación de la misma. Estos riesgos deben ser discutidos con el cirujano antes de la intervención.


Cirugía de prótesis de cadera paso a paso